Blogueros

Siempre hay tiempo para todo

1259
alicia

El otro día comentaba en mi blog www.cafeconaliciayoung.com, que había salido un Sábado por la noche con unas amigas que hacía mucho tiempo que no veía y me dio la sensación que ellas habían envejecido más de la cuenta (recordé enseguida el motivo de no verlas tan a menudo).

Se puede ser madre a los dieciocho o padre a los cuarenta, pero lo importante es mantener el equilibrio en cada momento de nuestra vida. No por tener un hijo (o hija) a tan temprana edad, tenemos la obligación de dejar de hacer bromas con los amigos o de manera forzada ‘hacernos mayores’ de repente.

Tampoco los padres de cuarenta años tienen que seguir el mismo camino. Pueden ser los más juguetones con sus pequeños o pequeñas, pero a la hora de ponerse serios, son los primeros y los que más imagen dan…

Estoy hablando de maternidad o paternidad, pero eso son ejemplos muy claros. A donde quiero llegar a parar es la gente que ‘estropea’ su carácter porque piensa que ‘ya le toca’ o te critican diciendo que tú eres demasiado mayor para hacer ciertas cosas.

He planeado un viaje con mi mejor amiga para Octubre. Irnos un fin de semana la dos mano a mano y disfrutar como cuando éramos más jovencitas y salíamos por la noche. Aquella maravillosa época de la Universidad!!

De verdad tengo que renunciar a esas cosas porque ya sea ‘mayor’ o la sociedad y ciertas personas digan que ya estoy en edad de seguir ciertos caminos??

Y vosotros?? Sois de los que os gusta una pareja ‘sosa’ y que siempre está ahí o preferís a alguien que os sorprenda en cada momento y os haga reír en situaciones que antes no creíais posible??

Yo me clasificaría en el segundo grupo, pero mucho ojo con pasarse de gracioso y romper el momento mágico en numerosas ocasiones!!

– Si cuando vas a cenar a un buen restaurante y gastas demasiadas bromas al camarero sobre la comida que sirve: DEJA DE SER TAN GRACIOSO, TE ESTÁS PASANDO.

–  Cuando en una boda te invitan a jugar en la mesa de los más pequeños y terminas tirando globos de agua a otras mesas y corriendo por todo el salón: DEJA DE SER TAN GRACIOSO, TE ESTÁS PASANDO.

– Si te llevan a una reunión de amigos y están contando chistes graciosos, pero piensas que no es el momento: DISFRUTA UN RATO Y DEJA DE AMARGAR A LOS DEMÁS, TE ESTÁS PASANDO.

Infinidad de situaciones, pero la esencia es la misma. El ‘saber estar’ es importante, pero tratar de vivir feliz los años que nos tocan, debería serlo más, así que soltar de vez en cuando una carcajada y de vez en cuando una broma, puede sentar mejor que cualquier terapia.

Crédito: Alicia Young.

Más para ver