Curiosidades

Un penal que terminó en papelón

338

Queda claro que sólo Martín Palermo, un abonado a las hazañas y a las situaciones más disparatadas, puede salir airoso y convertir un penal a pesar de resbalarse justo en el momento de ejecutarlo.

Pero claro, el futbolista inglés Jay Enrique Rodríguez es un mortal más y lo dejó bien claro en el partido en que su equipo, el Burnley, enfrentó al Foster. Allí, el jugador se predispuso a ejecutar la pena máxima, con tanta mala suerte que sufrió un resbalón antes de llegar a la pelota y el resultado fue desopilante, ya que el balón se fue lejos, muy lejos de los tres palos.

De esta forma, al mejor estilo Santiago Silva ante Peñarol jugando para Vélez, Jay Rodríguez se suma al club de aquellos para los que un resbalón sí es caída. Después de todo, Palermo hay uno solo.

Más para ver