El hombre que no puede parar de reír

0
418


En el 2010 Huug Bosse fue operado por un accidente a la cadera y cuando despertó de la anestesia no paraba de reír.
Aunque el caso puede parecer una broma, lo cierto es que ha provocado graves conflictos entre sus familiares, a quienes les cuesta entender lo que sucede.

¡Tan chistoso! ¿Fue que tomó caldo de payasito?

Facebook Comments